jueves, 8 de mayo de 2014

Guía rápida de meditación.

Esta técnica es mi técnica, producto de lo que practico y lo que he ido recogiendo de maestros y de lecturas. Puedo estar equivocado, a mí me funciona y espero que a ti también.
Evidentemente eres libre de seguirla y sino la consideras correcta utilizar otra. Puedo estar equivocado al 100% ya que no soy maestro de nada.


Primero voy a desmitificar todo aquello que hayáis oído a sanadores, curanderos, falsos gurús, etc. para ser realista y que también lo seáis vosotros/as.


Así que antes de nada, dejemos claros algunos puntos:
  •  La meditación no es mágica.
  • Ningún dios se comunica con nosotros.
  • No se lanzan hechizos.
  • Tampoco bajan ángeles a hablarnos.
  • No se puede viajar al pasado. (No es meditación)
  • No hay forma de ver vidas pasadas. (No es meditación)
  • Mucho menos recordaremos abducciones alienígenas.
  • No serás ni más guapa/o ni más inteligente.
  • No eres mejor ni superior a nadie por meditar.
  • No conozco personalmente a nadie que entre en trance, quizá cuando consigas meditar durante varias horas, pero sólo quizá.
  • No todo lo que la gente dice meditación es meditación, casi siempre es relajación o centrar tu pensamiento en algo.
  • Meditar es gratis, lógicamente si meditas en grupo, en una sala o con un facilitador, lo que pagas es el tiempo de la sala o del facilitador, no pagas por meditar.
  • Huye de aquellos que te hablan de cristales, pirámides energéticas u otras parafernalias.
  • Para meditar no necesitas nada, se hace desde hace miles de años y funciona de manera muy sencilla y sin objetos que potencien nada.
¿Qué es la meditación?
La meditación es un proceso mental muy fuerte en el que nos entrenamos para calmar el ruido mental, relajarnos, ver la vida como es para seguir adelante.

¿Qué tiempo necesito?
Osho decía que con 10 minutos al día es suficiente, para empezar estoy totalmente de acuerdo, pero poco a poco sería bueno que ampliaras el tiempo, si puedes.
La meditación no debe suponerte un trastorno, una obligación, es un proceso con el que te encontrarás mejor y por tanto no debe suponer un problema para ti. Si lo supone, mejor que lo dejes y que vuelvas a intentarlo cuando sepas que podrás disfrutar con ello.

Se recomienda meditar a primera hora del día, nada más despertar y despejarte. Para mí es muy difícil ya que me levanto muy pegado de tiempo y como decía antes, no quiero que suponga una obligación pesada.
Si estoy en el campo procuro hacerlo a primera hora del día, si no, medito cuando puedo, normalmente por la tarde - noche.

Busca tu momento, en el que nadie te moleste y preferiblemente que haya silencio.

¿Dónde medito?
  • Busca un lugar en el que te encuentres tranquilo, tu casa es un buen sitio o algún lugar donde haya más gente meditando.
  • También es válido el campo.
  • Lo más importante es que no te molesten y te encuentres tranquilo.
¿Que necesito?
  • Nada, si, nada.
  • Algo de incienso, vale.
  • Un altar, una imagen... bueno, pero poco te valdrá porque estarás con los ojos cerrados.
  • Música, quizá al principio te sea útil para conseguir relajarte, pero si quieres meditar de verdad, mejor quitarla. Por supuesto que no tenga voz.
  • La meditación es acallar el ruido interior ¿cómo podrás hacerlo si hay ruido exterior?
  • ¡¡¡¡Apaga el móvil!!!! O al menos ponlo en modo avión.
  • Apaga cualquier objeto que pueda interrumpir tu meditación.
  • Si has puesto el móvil en modo avión, utilízalo para programar un despertador que sonará, con un sonido suave, cuando consideres debe acabar tu meditación, calcula las primeras veces entre 10 y 20 minutos.
Meditar (hacer zazen) es como cavar un pozo; al principio el agua es turbia, pero después se clarifica. (Proverbio Zen)
  
¿La postura?

Bueno, aquí hay de todo.
Gente con posturas insólitas, mudras, etc.
Mi recomendación, sencillez al máximo.
  • Siéntate bien en el suelo, postura flor de loto, mejor en una silla, más cómodo/a.
  • Espalda recta, no forzada. Tendrás que corregir esta postura durante la sesión en varias ocasiones, al menos en las primeras sesiones. Es normal, no te preocupes.


  • Manos abiertas y apoyadas las palmas en los muslos, para llegar a los mudras tan bonitos de la flor de loto... ya habrá tiempo.
  • Ojos cerrados, no presionando.
  • Maxilar inferior relajado, no aprietes los dientes.
  • Lengua apoyada en la parte posterior de los dientes de arriba, sin presionar.
  • Cuello y cabeza relajada quizá un poco inclinada hacia adelante, que es la postura natural del cuello y cabeza.
  • En la respiración utiliza la boca o la nariz a tu gusto, da igual, preferiblemente expulsa el aire por la boca, pero da un poco igual por donde aspires. 
Es posible que en las primeras sesiones te entre sueño, no pasa nada, deberás abrir un poco los ojos para que entre algo de luz y continuar.

¿Y ahora?
Ahora llega lo más difícil.
Antes de nada, durante algún tiempo no podrás "apagar la radio" no te obsesiones con ello. Te vendrán pensamientos, no uno, ni dos, sino mil...
Podrás llegar a hacerlo, con dedicación y entrenamiento... un día te darás cuenta que lo has conseguido, así de sencillo.

Si alguna imagen, recuerdo, pensamiento, tarea, etc. llega a tu mente es normal, recíbela, no luches contra ella pero tampoco te las quedes, déjalas llegar e irse, invítalas a irse.

Ahora que estás sentado en un lugar tranquilo para ti, tienes tu espacio y tu momento. 

Ha llegado el momento...

Cierra los ojos.
Mientras respiras profundamente tres o cuatro veces, empujas el aire hasta el fondo, mientras llenas tus pulmones y empujas el diafragma llenas tu cuerpo de aire puro.
Mientras respiras profundamente vas cambiando tu respiración a una respiración tranquila, no forzada...
Mientras respiras notas como el aire entra y limpia tu interior al salir.
Mientras respiras empiezas a sentir tu cuerpo y sientes como la gravedad te mantiene sentado en la silla.
Mientras estás sentado en la silla, sientes el contacto de tus pies en el suelo y el peso de tus hombros y el contacto de tus manos con tus muslos y su calor.
Mientras notas el peso de tu cuerpo estas con los ojos cerrados y sientes la oscuridad que te rodea.
Mientras te vienen imágenes a tu mente tú las dejas venir y las dejas irse, sin retenerlas, sin luchar contra ellas, vienen y las dejas irse.

Mientras estás en meditación las imágenes vienen y se van.

Mientras estás en meditación los pensamientos vienen y se van.

12/05 Dada la gran aceptación de este post me he atrevido a adjuntaros un audio con mi voz que podéis utilizar una vez comencéis la relajación, una vez sentados y en postura. 
Dado que es un fichero mp3, lo tendréis que descargar y posteriormente escuchar.





Sólo os pido una cosa, comentar que os parece una vez utilizado. Gracias. 

Un último consejo, la meditación es para disfrutarla, para vivirla, para crecer. Si practicarla te supone un esfuerzo o un problema, mejor no medites, quizá no sea el mejor día, o quizá no estés preparado/a. Medita sólo si vas a disfrutar con ello.

Mucha Luz en Tu Camino Personal

Si tienes facebook apúntate al grupo pulsando aquí: Un Paso en tu Camino
ó
Únete al blog para estar informado Participa en el blog

Se han utilizado frases y elementos de conexión que aunque no son muy estéticos en un escrito cumplen con la misión de relajar y centrar el pensamiento. Pido disculpas si te molestan o no te parecen correctos.